Your address will show here +12 34 56 78
Blog

Cuando hablamos de pérdida de peso, no existen soluciones milagrosas, sino estrategias inteligentes.

El sobrepeso y la obesidad se han convertido en un problema de salud de primer orden en nuestra sociedad, que trasciende lo meramente estético. Está ampliamente demostrado cómo ambas entidades están relacionadas con el desarrollo de futuras enfermedades como diabetes, problemas cardiovasculares, hipertensión arterial, empeoramiento de la patología osteoarticular, etc.Entre los factores que contribuyen de manera muy importante a este problema, se incluyen la falta de actividad física regular (a veces, nos decimos que no disponemos de tiempo para ello) y los cambios del tipo de dieta (comidas rápidas y/o sin horarios fijos).

Si bien en la base de todo tratamiento y manejo del sobrepeso deben adoptarse cambios de estilo de vida (dietas saludables como la dieta mediterránea y aumento del ejercicio habitual), disponemos de ayudas farmacológicas, que van a permitir favorecer alcanzar los objetivos de peso de una manera más eficaz.


Qué es Liraglutide:

Nuestro intestino es una máquina muy bien ajustada y al detectar que hemos ingerido alimentos, segrega una hormona conocida como GLP-1. Esta sustancia actúa en múltiples procesos como el control del metabolismo de azúcares, grasas, y hasta induce la saciedad para que dejemos de comer en exceso. Sin embargo, tiene un problema, la duración de su acción es muy corta (aproximadamente 2 minutos). Liraglutide es un fármaco, muy similar al GLP-1, con una ligera modificación que hace que su duración sea mucho más prolongada.


Cómo nos ayuda Liraglutide a perder peso:

Sus efectos se producen a múltiples niveles, pero principalmente induce una disminución del apetito y un aumento de la sensación de saciedad, de tal manera que el paciente refiere “no tener hambre”. Todo ello de forma eficaz y segura, sin bajadas en los niveles de azúcar.

En 2009 se publicó por primera vez estudio en la prestigiosa revista médica Lancet (Astrup et al), en el que personas tratadas con Liraglutide lograban una pérdida de peso media de 7,2 kgs a las 20 semanas de tratamiento. Posteriormente, estos resultados se han visto contrastados con múltiples estudios científicos. 

El empleo de medicación de este tipo junto con una actividad física y una dieta adecuada, ha demostrado cómo los resultados de pérdida de peso son más significativos y duraderos que aquellos que se logran exclusivamente con dieta y ejercicio.


¿Puedo emplear este tipo de tratamiento?

Como te comento, Liraglutide se basa en la modificación de una sustancia que segrega nuestro propio intestino durante el proceso de la digestión. Por ello, las contraindicaciones son muy escasas. Entre ellas, no está recomendado si has padecido una pancreatitis previamente o un tipo muy concreto de cáncer tiroideo (muy poco frecuente).


¿Qué personas pueden beneficiarse más de este tratamiento?

  • Pacientes que han intentado múltiples dietas y no consiguen perder peso de forma eficaz y duradera.

  • Tras el estancamiento de una pérdida de peso inicial a pesar de realizar una actividad física y dieta adecuadas.

  • Pacientes con complicaciones derivadas de la obesidad en los que la pérdida de peso es esencial para mejorar otras enfermedades (diabéticos, hipertensos, enfermedades cardiovasculares o problemas osteo-articulares que dificultan la actividad física).

  • Perfil de ingesta compulsivafalta de saciedad tras comer.

No creas que se trata de un fármaco milagroso. De hecho, es muy importante, la combinación con una actividad física regular y una dieta adecuada. Si bien, al producir esa sensación de saciedad, la consecución de los objetivos que en otros intentos de pérdida de peso han sido muy difíciles de alcanzar, pueden ser más factibles y reales.


¿Recuperaré el peso al abandonar el tratamiento?

Aunque no se ha hecho ningún seguimiento a largo plazo tras retirar el fármaco, a corto plazo es posible recuperar parte del peso perdido. Por ello es fundamental, aprovechar el tiempo que dura el tratamiento como “impulso y oportunidad” para lograr una reeducación alimentaria y un cambio de estilo de vida duradero. Recuerda que como te decía antes, no existen soluciones milagrosas, si no estrategias inteligentes.

En cualquier caso, os recomendamos que consultéis todas vuestras dudas sobre esta terapia que ha demostrado ser eficaz y segura en el tratamiento del sobrepeso y de la obesidad. Recuerda que cada persona es diferente y se trata de realizar un abordaje personalizado de cada paciente. Puedes contactar con nuestro equipo, a través de nuestras consultas on-line o bien solicitando una cita presencial. De esta manera podremos asesorarte sobre la estrategia más adecuada en TU CASO, teniendo en cuenta, que lo verdaderamente importante es tu salud y PERDER PESO es GANAR SALUD.

Un cordial saludo, 

Rafael de la Rosa Morales

Especialista en Medicina Interna

 

0