Blog

Consejos para el cuidado de nuestras mascotas: ¿qué debemos saber?

Hace unos días leí en un diario nacional que en los últimos 5 años ha aumentado un 40% el número de animales de compañía en nuestro país. Me pareció una magnífica noticia, de hecho he contribuido a esa estadística en alza. Y es que es, sin duda, muy  gratificante lo mucho que ofrecen sin pedir nada a cambio. Por supuesto, como sabréis, la mayoría de nuestros nuevos compañeros son perros, gatos, y  conejos.

Es indudable el papel terapéutico que aportan en múltiples situaciones, desde su maravillosa compañía, en situaciones de soledad no deseada, hasta su participación en programas complejos de ayuda a personas con enfermedades neurodegenerativas (Alzheimer,por ejemplo) o pacientes muy jóvenes con trastornos del espectro autista.

Ofrecen mucho y piden poco. Por ello, es importante ofrecerles un bien fundamental que va a repercutir en nosotros mismos: la salud. Y es que, a pesar de que llegamos a considerarlos partes de la familia, pueden ser causantes de algunas situaciones completamente indeseadas.
Zoonosis

En medicina, denominamos ZOONOSIS, a todas aquellas enfermedades infecciosas transmitidas por un animal a un ser humano. Y aquí pueden jugar un papel importante nuestros propios animales.

Existen múltiples tipos de infecciones, desde neumonías transmitidas por pájaros, a la hidatidosis (los famoso quistes de perro). No hace mucho, atendimos a una paciente con una ZOONOSIS muy frecuente: la enfermedad por arañazo de gato. Esta se produce por una bacteria (Bartonella hensellae) y se transmite, como su propio nombre indica, a través de los mordiscos o arañazos de nuestros gatos domésticos (especialmente cachorros).

Si bien, en la mayoría de los casos, es una entidad banal que se resuelve casi espontáneamente (aparición de algún ganglio linfático cercano al punto de lesión), en esta ocasión este paciente requirió ingreso hospitalario, con un curso clínico que supuso un desafío, tanto desde el punto de vista diagnóstico, como para su propia vida.

Nos tuvo en jaque a múltiples especialistas médicos: internista, radiólogos, micriobiólogos, patólogos… Experimentó una variedad de la enfermedad, llamada peliosis hepática, donde se produce un cuadro febril prolongado con gran afectación del estado general y un aumento muy importante del hígado y el bazo. Tras su identificación y tratamiento antibiótico, este paciente pudo reincorporarse a su vida habitual y seguir disfrutando de sus gatos.

Hidatidosis
 

Como ya hemos comentado, otra entidad ha tener en cuenta, si bien cada vez menos frecuente, es la hidatidosis. Una infección producida por el Echinococcus granulosus, parásito que puede habitar en el intestino delgado de nuestro perro. Esta enfermedad, muy prevalente en todo el mundo, puede producir afectación hepática (dolor en flanco derecho, fiebre o aparición de una masa) y/o pulmonar (tos, sangrados en el esputo).

Sin caer en alarmismo, estos son simples ejemplos de lo que puede sucedernos si descuidamos la salud de nuestros animales. Como muchas cosas en la vida, podemos prevenir su aparición siguiendo unos sencillos, pero importantes consejos:
  1. Nuestros animales deben de tener su espacio. Como apunta el dicho popular, “juntos pero no revueltos”.
  2. Tienen que comer y beber en los espacios que habilitemos, evitando compartir mesa y mantel por mucho que los amemos.
  3. Debemos eliminar sus excrementos adecuadamente, tanto en nuestra casa, como en la calle. Y mantener una adecuada higiene de manos tras manipularlos. No hay casi nasa que se resista al agua y el jabón.
  4. Hay que evitar muestras de cariño efusivas (mordiscos o arañazos). Ellos juegan, nosotros somos los tenemos que pensar.
  5. Y prestar mucha atención a su cuidado: vacunaciones periódicas, desparasitaciones… Su salud es tu salud.
Así, disfrutaremos sin riesgo de la maravillosa experiencia de compartir parte de nuestra vida con un “compañero que da mucho y pide poco”.

Recordad que estamos a vuestra disposición en nuestra web (www.internistasevilla.com) para que podáis realizar consultas personalizadas.
Un saludo
Dr. Rafael de la Rosa Morales

Author