Your address will show here +12 34 56 78
Medicina Interna

¿Qué es un MÉDICO INTERNISTA?

Un médico INTERNISTA es el ESPECIALISTA que al terminar su Licenciatura en Medicina y Cirugía cursa su formación vía MIR durante 5 años en el ámbito hospitalario.

Este programa formativo es uno de los más extensos y exhaustivos de la vía MIR en nuestro país.

Fundamentalmente su cometido, es la atención de adultos cuyos problemas de salud no requieran inicialmente operación quirúrgica, independientemente de donde se encuentren, bien ingresados en un centro hospitalario o en consultas externas especializadas.

¿Cuál es la misión de un INTERNISTA?

La MEDICINA NTERNA se basa en la atención del paciente como centro de todo el proceso (“no hay enfermedades sino enfermos”).
Dentro de los valores nucleares de la especialidad se encuentran: la VERSATILIDAD e INTEGRALIDAD como denominadores comunes y fortaleza de esta especialidad médica.
El INTERNISTA atiende al paciente y sus diferentes necesidades de salud con una visión HOLÍSTICA, es decir, sin la tan temida fragmentación de los abordajes diagnósticos y/o terapéuticos, que pueden provocar un “peregrinaje” innecesario por consultas de diferentes subespecialidades médicas.

 

A su vez lleva a cabo otras tareas inherentes a la especialidad como

1.- Dar consejos a los pacientes sobre medicina preventiva y buenos hábitos de vida generales para el cuidado de la salud, así como ofrecer recomendaciones específicamente enfocadas a cada paciente, en función de su estado de salud actual, estilo de vida, edad u otros parámetros que hacen de cada paciente un ser único e individual.

2.- Valorar de manera global al paciente, aplicando el RAZONAMIENTO CLÍNICO, basado en las evidencias científicas más recientes, y aplicando para ellos las técnicas diagnósticas adecuadas. La medicina interna GUÍA y ACOMPAÑA al paciente durante todo el proceso diagnóstico de su patología (sea única, múltiple y en muchos casos interrelacionada) para dar una respuesta adecuada, evitando la fragmentación de la atención médica, la realización innecesaria de pruebas diagnósticas y la demora de la aplicación de medidas de tratamiento, con la consiguiente incertidumbre que puede generar.

3.- Por otra parte, el internista diseña la estrategia diagnóstico-terapéutica de forma individualizada, orientando en caso necesario la actuación de otros especialistas médicos. Se trata por tanto de aplicar un proceso unívoco, sensato, multidisciplinar y resolutivo de las necesidades de salud de cada persona.

¿Cuándo acudir a un INTERNISTA?

Calidad de vida
Cada vez más, los usuarios ven la atención médica como una herramienta para mejorar su calidad de vida y prevenir enfermedades futuras. Para ello, el internista es el especialista médico más capacitado por su formación multidisciplinar, para garantizar el estado de salud del adulto. Todo ello, a través de: consejos de vida saludable, valoraciones integrales de salud, planes de actuación individualizados y búsqueda proactiva de futuros problemas. “Más vale prevenir que curar” debe ser una máxima importante.

 

Salud
Por otra parte, en los casos en que el paciente presente o crea presentar un problema de salud, debería ser una visión integradora como la del internista, la que aborde el proceso para su diagnóstico y, en caso necesario, su tratamiento. Siempre entendiendo al INDIVIDUO como un TODO, con capacidad y derecho a participar en la toma de decisiones consensuadas con su especialista. Está claro que en esta disciplina médica, “no hay pacientes interesantes, sino internistas interesados en sus pacientes”.

 

Cuidado y confianza
Después de haber tenido que acudir a un Servicio de Urgencias, tanto hospitalario como extrahospitalario, suele abrirse un proceso de incertidumbre en el paciente, donde el internista es clave para determinar si el dato de alarma es el primer síntoma de un proceso que debe ser abordado de forma reglada para su diagnóstico definitivo o su tratamiento adecuado, o bien se trata de confirmar y certificar la mejoría/resolución del mismo. En ambos casos, se transforma la incertidumbre o temor, en la sensación de cuidado y confianza.

 

  • Text Hover
SUBESPECIALIDADES dentro de la MEDICINA INTERNA

Los internistas pueden optar por ejercer su práctica en medicina interna general o pueden tener una formación complementaria, es  decir subespecializarse aún más en una determinada y específica área de la medicina interna.

La ‘subespecialización’, todavía en fase de desarrollo por el Ministerio de Sanidad, permitirá que, en el futuro, existan Áreas de Capacitación Específica en Urgencias, en Hepatología o en Enfermedades Infecciosas.

Pero en la práctica real, los internistas se hacen expertos en diferentes ámbitos médicos: Diabetes Mellitus, factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, dislipemias, tabaquismo, obesidad) y enfermedades vasculares establecidas, insuficiencia cardiaca, enfermedades autoinmunes, ecografía clínica, enfermedad tromboembólica, atención al paciente anciano y pluripatológico, etc.

Estos expertos son internistas que ejercen preferentemente cada una de estas áreas de la medicina. Y, a menudo, a través de consultas multidisciplinares y con la intervención de varios especialistas, logran obtener una visión completa y global de la patología con la que han de enfrentarse.